En la historia hubo personajes que se animaron a los grandes cambios

 

 

 

Se aprobó el matrimonio igualitario

 

¡Tenemos una sociedad más justa; estaremos más libres de prejuicios!


Este 10 de abril se aprobó el proyecto de ley de matrimonio igualitario en Uruguay. Respecto a este logro -tanto en el plano normativo como en las responsabilidades que conlleva- Gustavo Robaina de Proderechos explicó que "las conquistas legales son una parte de la lucha contra la discriminación que la sociedad civil viene dando hace mucho tiempo. La responsabilidad es seguir visibilizando y denunciando la discriminación y también asumiendo el rol de ayudar a que se erradique la homo-lesbo-trans fobia en el plano cotidiano. Somos una generación ganadora en este sentido, porque en muy pocos años hemos logrado muchos avances. Es una tarea de todas y todos pero más especialmente de nuestra generación."


La ley de matrimonio igualitario pone en vigencia igualdad de derechos y obligaciones sobre el contrato civil del matrimonio, tanto para parejas homosexuales como heterosexuales. Según explicó Gustavo "esta última ley borra muchos resabios patriarcales y machistas del sistema legislativo". Pero además, "en relación a la institución del matrimonio, se igualan los derechos y las obligaciones que tienen todas las personas sin importar su identidad sexual o de género. No solo se incluyen a las parejas del mismo sexo, sino que se modifican muchos otros aspectos, como la edad de los contrayentes, las causales de divorcio, derechos filiatorios y reproducción asistida."


En cuanto a las modificaciones que se implementaron, sobre la edad de los contrayentes, la legislación indicaba que los hombres podían celebrar la unión civil a partir de los 12 años y las mujeres desde los 14. Ahora será a partir de los 16 años para ambos sexos. También se incluyó la posibilidad de elegir el orden de los apellidos entre los padres que están inscribiendo a un hijo biológico o adoptado, será tanto para las parejas homo como heterosexuales. En el caso de los heteros, si no se manifiesta el deseo de cambio, el apellido que queda por defecto es el del padre y luego el de la madre, pero se podrá modificar esto si la pareja lo desea. En el caso homo, si no hay un acuerdo, el orden de los apellidos se determinará por sorteo. Además, se incluyó una modificación donde se indica como causal de divorcio aquel que sea solo por iniciativa del hombre y no únicamente de la mujer, quien tenía derecho exclusivo en esta materia desde 1912. Además en este punto se incluyen otras modificaciones en torno a cómo hacer la disolución de la sociedad conyugal para que sea más un proceso judicial más rápido. Dentro del tema filiatorio, quedará habilitada la concepción in vitro o concepción asistida de parte de las parejas. Aquí se incluye la posibilidad de que dos personas puedan firmar un contrato, asumiendo la responsabilidad sobre un hijo sin haberlo concebido (el caso de alquiler de vientre, por ejemplo).


En el corto y mediano plazo, Gustavo explica que, lo central será enfocarse en "hacer efectiva la normativa vigente, sobre todo para quienes siguen padeciendo la mayor discriminación, que son las personas transexuales. En esta línea hay mucho por hacer aún."


Hasta ahora, la legislación uruguaya reconocía la unión de personas del mismo sexo y les permitía a estas parejas aspirar a adoptar niños pero no como un matrimonio.


Uruguay se incluye dentro del conjunto de países que reconocen el matrimonio igualitario y apoyan la amplitud de derechos legales, obligaciones, beneficios y deberes para las distintas parejas que desean concretar un matrimonio civil. En este grupo se encuentra España, Argentina, Portugal, los Países Bajos, Bélgica, Islandia, Canadá, Sudáfrica, Suecia, Noruega, Dinamarca, algunos estados de EE.UU., el Distrito Federal de México, Quintana Roo y Oaxaca y diez Estados de Brasil.


El proyecto surgió a partir de un texto redactado por el "Colectivo Ovejas Negras" que tuvo el apoyo del gobierno y fue impulsado por el presidente José Mujica. Fue la sociedad civil la que consiguió los apoyos, "Ovejas Negras como pieza clave", explica Gustavo y destaca que "el apoyo de la sociedad civil enriqueció sustantivamente la iniciativa dotándola de cierto consenso interpartidario."


En la misma línea, la senadora Constanza Moreira declaró en el Parlamento que "Estudios politológicos muestran que los proyectos de ampliación de derechos que se han votado en la última década de este país tienen exactamente este origen, proceden de la sociedad civil, son apropiados por las bancadas parlamentarias y luego terminan modificando un estado de cosas. En esta situación tenemos el proyecto de despenalización del aborto, tenemos la modificación del Código del Niño en relación a las adopciones, y en esta situación tenemos a los derechos humanos, la violencia doméstica y ahora el proyecto de matrimonio igualitario. Empiezo por celebrar esto que le llamo una alianza virtuosa entre parlamento y sociedad civil que es la que dio origen al proyecto que hoy estamos considerando."

 




Contacte con ProDerechos

captcha
Recargar